Etiquetas

Si tuviera que definirse las negociaciones del convenio TIC en dos palabras, éstas serían opacidad y confusión. ¿Cuál es la plataforma negociadora? ¿Cuáles son las líneas rojas? ¿qué compromisos hay de no cesión? A día de hoy se siguen ignorando, más allá del serial de comunicados de CCOO-UGT, repletos de generalidades.
Patronal AMETIC esperando la firma de un convenio TIC a la baja
Confusión: Porque primero se presentó el 7 de julio como la fecha del apocalipsis que marcaría el fin del convenio por, presuntamente, caducar. Nosotros mantuvimos que eso no era cierto y presentamos informes jurídicos que lo certificaban, como así se demostró posteriormente en otros convenios parecidos.
No queremos analizar el escenario de un posible acuerdo en base a comunicados ni posturas patronales habituales de ‘pedir el doble para luego tener lo que quería’. Lo haremos en función de ejemplos de acuerdos recientes parecidos, la estrategia patronal y diversa información que llega a nuestras manos.
¿Qué quiere la patronal TIC?
El crecimiento, a veces simple mantenimiento, de las plusvalías en el sector TIC actualmente se obtiene principalmente mediante el recorte de costes estructurales en las empresas. De ellos, el pago directo o indirecto de salarios y compensaciones es el más elevado.
La crisis, la presión de los clientes  por menores tarifas, la fuerte competencia entre charcuteras, ha producido una aceleración en el recorte de condiciones laborales que se ha concretado en los pasados dos años en una sangría de despidos, EREs y artículos 41 por todo el sector.
Las empresas compiten en esa caída de tarifas con nuestro empobrecimiento y despidos para volver a contratar con salarios a la baja.
Necesitan que el convenio TIC baje el suelo de condiciones para poder ganar unos años más de margen con este modelo.
¿Qué aceptaría la patronal como un ‘convenio de mínimos’?
Parece obvio que no hay capacidad para obtener, en el corto plazo, un nuevo convenio con cambios relevantes sin la existencia de fuertes cesiones. Las mesas de negociación no hacen milagros. Trasladan la relación de fuerzas existentes y capacidad de movilización de los y las trabajadoras.
Y eso suponiendo que los representantes actuales estuvieran dispuestos a no aceptar cesiones de derechos, como por desgracia hemos visto en demasiadas ocasiones.
Así pues, si hay acuerdo relevante en las circunstancias actuales, con los trabajadores desinformados sobre todo este proceso, sin huelgas, sin movilización, sólo desde la ilusión se puede creer que sería positivo.
Las siguientes son las que en nuestra opinión son las modificaciones con mayor probabilidad de ser las líneas rojas de la patronal ante un acuerdo. Es decir, si hay acuerdo es muy probable que estén presentes:
  • Eliminación de la ultraactividad del convenio TIC
Sin entrar en el detalle jurídico, nuestro convenio (nuestros derechos) está protegido contra la caducidad por los artículos 4 y 5 del actual. Ya existe suficiente jurisprudencia al respecto.
        La patronal podría aceptar un ‘convenio con pequeños cambios’ pero exigiendo eliminar esos artículos. De esta forma, en la siguiente negociación el escenario sí sería catastrófico para los y las trabajadoras: o se aceptan reducciones brutales de condiciones o, simplemente, la patronal sólo tendría que dejar que caducara el convenio colectivo e ir a las condiciones de Estatuto de los Trabajadores. Por ejemplo, trabajar por el salario mínimo interprofesional.
¿Pero cómo alguien sería capaz de eliminar las cláusulas de salvaguarda? Bueno, eso fue lo que pasó hace unos meses en, por ejemplo, el Convenio de Oficinas y Despachos de Catalunya, por parte de CCOO y UGT, cambiando el artículo 6 y sustituyéndolo por un nuevo redactado (art.7)..
  • Restricción o eliminación de los trienios de antigüedad
Se trata de una reivindicación histórica de la patronal, el único incremento garantizado existente en el convenio. Las posibilidades de conseguir su ingreso sin absorción en nómina mediante demanda son mucho más elevadas desde la victoria judicial conseguida por la plantilla de AtoS.
De hecho, la sentencia del Supremo (irrecurrible) dice que la redacción del artículo 8 del convenio  colectivo impide las absorciones en nómina de incrementos como los trienios, lo que abre la puerta al resto de plantillas del sector TIC.
Este puntoes reconocido hasta por el bufete empresarial Garrigues. Sin duda, la patronal querrá reescribir esa cláusula.
También podría, directamente, reducirse o eliminarse ese concepto. En T-systems, CCOO y UGT optaron por lo primero, rebajando la cantidad percibida para cualquier trabajador a la existente en el convenio colectivo para la categoría Programador Júnior . Si tienes otra categoría, la empresa se ahorra entre 300-400€ anuales sacándolos de tu bolsillo.
Cabe recordar que algunas personas que negociaron en T-systems negocian también el convenio TIC.
  • Recortar el salario mínimo por categoría 
Las empresas necesitan que los y las trabajadoras cobren cada vez menos para seguir manteniendo una competitividad basada en recortar condiciones laborales y salarios de forma indefinida.
Eso afecta a todo el sector. Si entras a trabajar lo harás por cuatro euros. Si estás trabajando, te despedirán porque tu salario es inviable en este escenario de caída.
Los sindicatos presentes en la mesa negociadora no pueden presentar un recorte sin más, así que nos tememos que podría usarse el modelo de trocear categorías existentes en varias subcategorías y disfrazarlo de ‘carrera profesional’. Incluso con algún pequeño incremento en algunas para poder vender el detalle y no la norma.
¿Cuál es el objetivo? Que, por ejemplo, un analista programador pueda ejercer esas funciones pero por menos del salario mínimo actual. En T-systems, nuevamente, siguieron ese camino. CCOO y UGT aceptaron que se pueda trabajar por el 81% del salario mínimo de la categoría  . Un par de semanas después de su firma, el CEO en España estaba muy satisfecho .
Por supuesto, estos detalles no fueron explicados a la plantilla en su momento.
  • Sometimiento de la mano de obra (le llaman flexibilidad)        
Un eje básico de los deseos patronales es el uso por parte de las empresas del tiempo y horario de los trabajadores de forma dictatorial: guardias obligatorias, modificación de la jornada a discrección, disponibilidad… Todo ello puede estar presente.
No hay urgencia por firmar
No tenemos una situación de pérdida inminente de derechos, la cláusula de ultraactividad nos protege. El IPC en 2013 fue del 0,2%, las tablas salariales deberían actualizarse pero sin correr en círculos de pánico con el bolígrafo en la mano si no es así.
Nuestra posición es clara y nítida: No se toca una coma si supone cesión de derechos, mantener siempre la ultraactividad pase lo que pase, establecer una plataforma clara de objetivos y compromisos de no cesión; y crear un calendario de movilización que permita un mejor convenio, no hay soluciones mágicas.
Nos tememos que nada de esto será atendido por la mesa negociadora, así que los y las trabajadoras que formamos la Coordinadora de Informática de CGT seguiremos manteniendo la reivindicación, vigilancia y defensa de cada derecho de cada trabajador/a del sector.
Anuncios